El triángulo de fuego


¿Qué pasa cuando combinas oxígeno, combustible y calor en la calle? Pues la calle bota más fuego que la canción aquella de El Alfa.

Los israelíes y palestinos siempre han estado peleando por las tierras que cada uno reclama como suya, pero hace una semana ya desde que se dio otra combinación de elementos que le prendieron el fuego a otro nivel. El Estado de Palestina está oficialmente en la franja de Gaza y Cisjordania (el ‘West Bank’), que incluye el lado este de Jerusalén. Pero los israelíes nunca han estado de acuerdo con nada de eso, y precisamente esa es la razón de que no se le vea una solución al problema. Primero te vamos a dejar unos mapitas para que te ubiques y veas cómo han ido cambiando las cosas con el tiempo.

 

 

¿Qué fue lo que se juntó que desató este nuevo pleito?


Oxígeno
En 1948 hubo una guerra que dio origen al estado de Israel. En aquel momento, 6 familias que estaban en esas tierras se mudaron al este de Jerusalén, que estaba controlada por Jordania. Ellos les ofrecieron registrar esas tierras a su nombre, a cambio de que se quitaran su estado de ‘refugiados’. Así lo hicieron, pero oh sorpresa, nunca los registraron. Ese barrio ahora se llama Sheij Yarrah, y en ese lugar fue donde comenzó a calentarse esto.

En 1967 hubo otra guerra, donde Jordania perdió el control del este de Jerusalén. Esas familias quedaron en el limbo, porque Israel decía que estaban en sus tierras (y son consideradas “ocupadas” por las Naciones Unidas). Todo eso se le vendió a un grupo de judíos, que intentan sacar a los palestinos de esa área y poblarla de judíos. Hace unos días intentaron sacar esas familias a la fuerza, y ahí se comenzó a calentar el asunto. También se espera la decisión de la corte Suprema sobre a quién le pertenecen esas tierras, porque en los años 70 Israel hizo una ley que les permite a los judíos reclamar sus tierras en el este, pero no para los palestinos que sacaron de sus tierras.

Combustible
Desde mediados de abril hasta mediados de mayo fue el Ramadán, el mes de ayuno de los musulmanes, que es la religión de prácticamente todos los árabes-palestinos. En solo unos días, se juntaron el fin del Ramadán (el Aíd al Fitr) y el Día de Jerusalén, Independencia de Israel, y el Día del Recuerdo de los Caídos.

Calor
La Puerta de Damasco es la entrada a Jerusalén. Aquí es donde se juntan todas las noches a romper el ayuno y celebrar todos juntos, pero la policía comenzó a desbaratar el junte, dizque para que la gente pudiera entrar y salir sin problemas, entonces eso le echó más leña al fuego.

La reacción química
Los israelitas y palestinos ya estaban matándose entre ellos en el barrio Sheij Yarrah que te mencionamos arriba. El lunes la policía entró a Al Aqsa, una mezquita que también es santa para los judíos, y se armó el titingó entre la policía y los palestinos, que ya estaban agitados por los ataques que les tenían. Ahí salieron heridos 330 palestinos y 21 policías.
 

Arranca otro ataque

Hamás, que es el grupo militar que básicamente gobierna en la franja de Gaza y busca la creación oficial del estado palestino con todo y sus tierras, le dijo a Israel: «si la agresión contra nuestra gente no se detiene de inmediato, Israel pagará el precio». Y efectivamente: a las 6 de la tarde, Hamas comenzó a mandar misiles desde Gaza a Jerusalén. No murió nadie, pero se destruyeron algunos edificios (no pasó más de ahí porque Israel tiene un buen sistema de protección contra esos misiles).

El problema de los inocentes
Israel arrancó a atacar Gaza. Pero como esa franja es muy pequeña y vive todo el mundo junto, no hay forma de solo atacar a los militares. Esa era la idea del ataque, pero desafortunadamente se fueron muchos juntos, y murieron hasta muchos niños.

Hamás avisó que si seguían, iban a atacar Tel Aviv (la 2da ciudad más grande de Israel), y de ahí para acá se la han pasado mandando lluvias de misiles. Israel ha ido subiéndole a los bombardeos, y en el fin de semana atacaron la casa del líder de Hamás y tumbaron un edificio donde tenían sus oficinas los medios internacionales AP (Associated Press) y Al Jazeera (al menos tuvieron la “cortesía” de avisar un rato antes, para que no hubiera nadie adentro). La noche del sábado fue la más violenta, con 33 muertos, y ya las víctimas van por casi 200 (la gran mayoría palestinos).
 

¿Hasta cuándo, entonces?

Y quién sabe… Ahí hay un baile diplomático viendo quién va a ceder primero, quién ayuda, quién intercede. La ONU y el mismo papa han pedido que dejen el pleito por el amor de Dios. Hay una gran presión sobre Biden y EE. UU., que le ha declarado su amor a Israel. Con la decisión de la suprema sobre las tierras de las 6 familias en Sheij Yarrah podría cambiar todo, pero hay que ver.