Septiembre 6, 2021

De la mano con:

Conoce más


Con los primeros meses de la pandemia nos dimos cuenta de las cosas que de verdad importaban y empezamos a plantearnos nuevas prioridades. Ese miedo de no poder ni siquiera abrazar a tu gente, alejarte de tus amigos y también el de morir sin bailar el último merengue cepillao. El tema es que todo eso se olvidó y ahora mismo la prioridad es no morirse del calor, todo lo otro es secundario.


Un mal necesario

¿Tú sabes lo que es la presión fiscal? No, no es la que ha estado sintiendo el PLD en este último año, aunque no se sabe si esa es peor. La presión fiscal es, en pocas palabras, el porcentaje del dinero que se te sale del bolsillo solito y le cae al Estado en forma de impuestos. Para calcular la presión fiscal no se debe tomar como referencia lo que diga la ley, sino lo que realmente le llegue al Estado.

Y probablemente por eso es que RD es uno de los países con menor presión fiscal en América Latina, porque también somos uno de los países en los que más hacemos las cosas «por la izquierda» y así evadimos más impuestos. Y es un tema que da mucha agua de beber, porque la queja de los emprendedores y empresarios pequeños es que no es fácil tirar un negocio pa lante si haces todo por la rayita con la DGII.

Pero bien, este mes le toca a Abinader tocar el tema que nadie quiere escuchar pero que nos tiene a todos al borde de la silla: la reforma fiscal. Se espera que arranque a principios del 2022 y es una de las reformas a discutir en el diálogo del liderazgo nacional. Por el momento sabemos que la intención del presidente es bajar los impuestos y eliminar las exenciones, y traer una nueva reforma al estilo Robin Hood, donde paguen los que más tienen.

¿Qué trae de new?

Se supone que la lavadita de cara que le quieren dar al Codigo Tributario busca que sea más amigable para todos, especialmente para los emprendedores y el sector informal, sin perder de vista el bolsillo de los más pobres. Los expertos proponen revisar los impuestos selectivos al consumo (especialmente a las bebidas alcohólicas y al tabaco); el IPI (impuestos sobre las propiedades); aplicar más impuestos a los que se están ganando la funda con el tema de la pandemia, y reducir el gasto sin afectar la inversión pública.

El principal reto del gobierno es eliminar las exenciones, lo que ha traído preocupación al grupito que se beneficia de ellas (como las de placas de vehículos de alta gama y las de propiedades en el sector turístico). Pero eso ayudaría a dejar otros impuestos sin tocar, porque solo este año el Estado ha dejado de recaudar RD$209,657.1 millones atento a exenciones (casi el presupuesto de un año completo del ministerio de Salud, Obras Públicas e Interior y Policía). También quieren bajar las tasas del impuesto sobre la renta y del ITBIS de chin en chin todos los años, pero incluir más artículos que antes no pagaban nada.


Haciendo el bien sin mirar a quién

Después de tirar cálculos de allá para acá resulta que sí, que compramos vacunas de más, así que las vamos a donar. El país recibió la solicitud de donación de varios países de Centroamérica y el Caribe para proteger a su población, y recordando que nuestras primeras vacunas fueron donaciones de China y la India, RD dijo presente para tenderles una mano amiga. Por ahora donaremos 100,000 a Haití, 101,000 a Honduras y 304,000 a Guatemala, para ayudarlos con su plan de inmunización.


Chúpate este cajuil

El presidente Luis lanzó un nuevo decreto para crear el fideicomiso para la administración de Punta Catalina, donde puso al frente del Comité Técnico a Celso Marranzini (ex vicepresidente de la CDEEE) y a Jose Luis Actis como segundo al mando. El objetivo principal del fideicomiso es «la ejecución de las obras necesarias para la conservación y mantenimiento de la planta».

La idea es que el fideicomiso CTPC sea independiente del gobierno, para asegurar una administración transparente y eficiente en su administración. Se supone que durará 30 años y después la planta pasaría a ser –de nuevo– parte del patrimonio del Estado Dominicano, a menos que haya una prórroga.


Esto no hay quién lo contenga

La crisis de los contenedores está afectando el 90% del tráfico de carga a nivel mundial por el aumento de sus precios. Gracias a la pandemia, el transporte marítimo ha estado más inestable que un borracho caminando. Primero por el cierre de las fronteras durante el primer brote de COVID, y ahora porque está escaso, lo que ha causado que sea cada vez más difícil y caro traer todo lo que compramos de fuera (desde arroz, materia prima, textiles o tu comprita de Amazon).

Lo que antes costaba 2,000 dólares llevarlo desde China hasta Estados Unidos, ahora cuesta 20,000. Pero no solo está todo más caro, sino que también llega más tarde, ya que desde el 2020 solo está funcionando el 50% de la flota mundial (así que, si vas a pedir tus regalos de Navidad online, empieza ahora). Aún no está claro cuándo este sector pueda volver a la normalidad. Se espera una mejoría dentro de 6 meses o 1 año, pero con la incertidumbre de que siempre aparece una nueva cepa que pone a todo el mundo loco, y las medidas de trancasión en Estados Unidos y Europa, esto no se sabe donde vayasaparal.

 


Tírame por WhatsApp

Banesco siempre busca la forma de ponértela fácil. Ni siquiera para contactar al banco hay que coger lucha, porque tienen un canal de Whatsapp donde puedes consultar y resolver todo tipo de cosas relacionadas a tus productos: consultas de balances, estados de cuenta, reseteo de claves, y por ahí sigue la cosa. Es automatizado y funciona de lo más bien, pero también está la opción de contactar directamente a un representante.

Anota ahí:  829-647-8100, lo mejor es que puedes escribirles 24/7.


También deberías saber

Cosas del patio

  • El juez no encontró méritos suficientes para seguir procesando a Leonardo Faña, que vuelve a ser libre como el viento. A pesar de que Luis lo quitó del Instituto Agrario, Leo dice que vuelve a la carga para ayudar al presidente.
  • En la cárcel de la Fortaleza Batalla de Palo Hincado, Cotuí, se armó otro tipo de batalla cuando iban a trasladar a varios presos que se estaban portando mal, incluyendo al ‘probó’ (el matatán, el jefe, la bestia, la planta). Unos 13 salieron heridos, y algunos de ellos siguen en el hospital.

El resto del mundo

  • Otra vez, Nayib Bukele. Ahora la Corte Suprema –nombrada por él en mayo– le dio permiso al presidente para candidatearse a una reelección, si así lo desea. Él no ha dicho nada, pero las críticas –locales e internacionales– se hicieron sentir.
  • El gobierno y la oposición de Venezuela se están entendiendo, al parecer, en el diálogo donde México es el anfitrión y Noruega el árbitro. Los maduristas quieren que les quiten los bloqueos, y los opositores quieren elecciones libres; hasta ahora, han alcanzado «acuerdos parciales».

Vaya en paz

  • Yanelis Arias, la mujer que fue atacada con ácido del diablo (o plomerito) por un hombre –que todavía no han encontrado– haciéndole creer que le estaba llevando flores, murió después de 10 días internada en el hospital. Para tratar de evitar que diabluras como esta vuelvan a ocurrir, Pro Consumidor anda incautando el químico por todo San Pedro y el Gran Santo Domingo.

Las malas nuevas

  • No es un déjà vu: el pueblo de los Pescadores, en Las Terrenas, se quemó otra vez, dejando una pérdida de unos 4 millones de dólares. La administradora dijo que llamó a los bomberos de una vez, y aunque no llegaron necesariamente tarde, a la hora del none no les funcionó la bomba de agua y las mangueras estaban pinchadas. O sea: RD siendo RD.
  • Después de meses de seca, a Santiago Rodríguez le tocó pepa y agua por un tubo. Pero además hubo tornados, vientos violentos y granizadas, que dejaron árboles, cables y letreros en el suelo, y muchas casas sin techo.

Deportes

  • Un juego entre Argentina y Brasil por la clasificación al Mundial Qatar 22 se suspendió unos 5 minutos después de haber empezado. No por lluvia ni nada por el estilo, sino porque los argentinos se fueron de la cancha después de que un oficial de Vigilancia Sanitaria se metió al terreno para «deportar» a 4 jugadores argentinos que juegan en la liga inglesa porque no hicieron la cuarentena que debe hacer todo el que llega de allá. Lo grande es que la selección argentina llegó hace 3 días a Brasil, y supuestamente no les habían dicho nada.

El faranduleo

  • «Certified Lover Boy» de Drake superó los 60 millones de reproducciones en 12 horas, rompiendo el récord que había roto «Donda» de Kanye West la semana pasada.

Gente que se la está comiendo

  • Thais Herrera se convirtió en la primera mujer dominicana en subir a la cima del monte Elbrús (Rusia), que, con 5642 metros, es la montaña más alta de Europa. Pero Thais no quiere conformarse con eso, y ya tiene la mira puesta en el monte Everest.

 


La ñapa del lunes

  • El Intrant subió de precio todos los servicios de las licencias. Mira los nuevos aquí.
  • La Materialista lloró con jipío por la filtración de los videos, pero seguirá en OnlyFans.
  • La Suprema confirmó que es ilegal que te metan el 10% «de ley» en las órdenes para llevar o pick up.

 

¡Disfruta de este concierto virtual! Más detalles aquí.


La Cifra del Día

30,251

La cantidad de extranjeros que trabajan en el mercado laboral formal de RD. En el 2017 se estimaba la población extranjera en unas 417,000 personas, así que lo chulo sería analizar el mercado informal.

 


Imagen del Día

Así de chillin’ estaba el presidente de Guinea (antigua Guinea Francesa; también llamada Guinea-Conakri para distinguirla de su vecino Guinea-Bisáu y de Guinea Ecuatorial), momentos antes de que un grupo de rebeldes golpistas entrara al Palacio de Gobierno para bajarlo del palo en contra de su voluntad. Los golpistas se lo llevaron detenido y disolvieron el gobierno.

Visto en: Twitter (@MundoEConflicto)

La Brifipedia

farfolla: es la envoltura de la mazorca de maíz, y también se usa para hablar de cosas o de personas con mucha apariencia o paqueteo, pero con poca sustancia y vacíos por dentro.

 

 


Síguenos por Instagram y Twitter.

Para anuncios: ventas@elbrifin.com
Para todo lo otro: elbrifin@elbrifin.com

Todos los derechos reservados. 2021 El Brifin.