Marzo 17, 2022


Es jueves 17 de marzo, buenos días. Hoy inicia la campaña de comprar todos los jueves un combo de la canasta básica a precio de Inespre en las principales cadenas de supermercados, cosa que no tendrás que hacer si eres un príncipe o una princesa.

Si algún día me faltas

La Cámara de Diputados aprobó ayer llenar la vacante que dejó el fallecido diputado José Francisco López Chávez. La elegida a nueva diputada fue su exesposa, Marta de Jesús Collado.

¿Es eso una monarquía?

No, pero es como si lo fuera (pregúntale al diputado Eugenio Cedeño, que dijo en una entrevista que «los diputados son como príncipes»). Pero, en fin, la Constitución dice, en su artículo 77, que cuando hay una vacante por cualquier motivo en cualquiera de las Cámaras, el partido al que corresponda deberá presentar una terna (tres candidatos) para llenar el puesto. Luego la Cámara vota, y mayoría gana.

Así que no hay nada ilegal en eso, pero lo que le pica a la gente está en las reglas no escritas: por costumbre, se elige a la primera persona de la terna; y esa primera persona usualmente es el familiar más cercano (el marido o la esposa). Y no solo aplica cuando el congresista muere; de hecho, es mucho más común cuando un legislador es nombrado en un puesto del gobierno.

Hay muchos casos desde hace décadas, y tan recientes como en este mismo período gubernamental, como el de Zaida Polanco, que murió de covid y fue sustituida por su esposo. Pero también hay excepciones, como cuando nombraron a Josefa Castillo en la Superintendencia de Seguros y no se tomó en cuenta a su hijo.

¿Y dónde está la controversia?

En que los diputados y los senadores son elegidos por voluntad popular: la gente votó para que estuvieran ahí diseñando leyes y decidiendo sobre el futuro del país. Si se elige el sustituto a puro dedo, sea familiar o no, se está colocando en el Congreso a una persona que no fue elegida por el pueblo con ni un solo voto. Además, con esa práctica no siempre se toma en cuenta su preparación o historial político.

 

Una de ellas fue que tienen educación de calidad. Chequea cómo es que le vamos a seguir los pasos.

 


Haya lo que haya

La Corte Internacional de Justicia (también llamada «Tribunal de La Haya», porque está en La Haya, una ciudad de Países Bajos), el máximo tribunal de la ONU y que tiene a cargo resolver pleitos jurídicos entre países, acaba de exigirle a Putin –decidido por 13 votos a 2– que le ponga un stop a las operaciones militares en Ucrania ASAP.

¿Qué dice la defensa?

Recuerda que esto es un juicio como cualquier otro, lo único que entre países. Así que los abogados ucranianos dicen que Rusia «malinterpretó» la Convención Para la Prevención del Delito de Genocidio, firmada en 1948, porque la justificación que usaron para la invasión es que Ucrania cometió genocidios contra sus habitantes prorrusos de las provincias de Donetsk y Lugansk –las mismas que Putin reconoció como estados independientes hace poco– y según ellos, eso no ha pasado.

¿Se acabó la guerra?

No. Como en todo pleito judicial, ahora Rusia tiene que ir a dar su versión. Lo que sí están es advertidos y deberían acatar la orden hasta que termine la investigación, cosa que podría durar años. Si se hacen los locos, entonces ya los otros Estados pueden ir a proponer castigos ante la ONU.

Putin también puede ser condenado por la Corte Penal Internacional (CPI, que también está en La Haya). En este caso, la CPI juzga a las personas y no a los Estados. No es que como que a Vladimir lo van a ir a buscar preso a Rusia si lo encuentran culpable de crímenes de guerra, pero podría no querer viajar a cualquiera de los 123 países miembros de la CPI, por miedo a que lo cojan y se lo lleven para La Haya.


Yo tenia un sapito

Esta vez dejamos a un lado los nombres acuáticos y con la «Operación Iguana» le damos inicio al uso de nombres de animales terrestres. En la Procuraduría Especializada Contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas (PETT) tenían la sospecha de que había un maco en la zona fronteriza –especificamente en la provincia de Jimaní– y se pusieron las pilas para desmantelar una supuesta red dedicada al tráfico de inmigrantes.

Todo empezó el 8 de diciembre del año pasado, cuando agarraron infraganti a Deivi Novas Reyes, que andaba de manera ilegal en un motor, con una cubana y su hija. Cuando le pidieron identificarse, le mostró a las autoridades un carnet de empleado del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa) a nombre de otra persona, pero con su foto, lo cual puso chivo a los policías. Ahí empezó una investigación llamada «Caso La Placa»

Pero en realidad era un maco

Hicieron 9 allanamientos simultáneos en Jimaní, Bahoruco, Neiba y Pedernales, en los que encontraron 127 pasaportes de extranjeros, cientos de documentos y hasta armas de fuego. En esa vuelta cayeron: Roberto Ménd