Marzo 30, 2022


Buenos días, hoy es martes 30 de marzo. Todos tenemos amigos que les gusta decir que son bipolares porque algo les da risa y después están un poco tristes porque su aficie no les hace caso. Hoy se celebra el Día Mundial del Trastorno Bipolar, un buen momento (de hecho, es para eso) para concientizarnos de que la bipolaridad real es una enfermedad mental muy seria, y quienes lo hemos vivido de cerca sabemos que no es un relajo. En fin, aquí está tu Brifin de hoy, y ojalá que lo leas feliz 😬.

Se tiró el Ceccom

Y dañó el party, pero todavía no se sabe exactamente de quién. El Cuerpo Especializado de Control de Combustibles y Comercio de Mercancías (CECCOM) allanó dos propiedades en Moca, en su búsqueda de dos personajes que andan prófugos y que se dedican a vender medicamentos, con empaques y etiquetas falsas, y que para colmo no cumplen con los estándares de calidad de Salud Pública.

Una de las propiedades, en la que encontraron más de 10,000 pastillas carabelita –pero no yerba ni perico 🎵–, es del diputado José Miguel Ferreiras, que de una vez sacó la cabeza y pidió que lo sacaran de ese embrollo, porque esa propiedad se la tiene alquilada a Fenatrado, bajo la responsabilidad del transportista Pedro Gómez. Aclaró que el allanamiento vino porque en la propiedad supuestamente estaban vendiendo combustible a personas que no tienen nada que ver con Fenatrado.

 

¡Demuestra todo el potencial de tu proyecto! Postúlate y sé parte del Programa Pre-Aceleración Cree Banreservas.

 


Ve buscando el lighter

Que Ucrania y Rusia están cada vez más cerca de fumarse la pipa de la paz. La reunión de ayer, donde Turquía hizo de anfitrión y mediador, es la más productiva hasta la fecha. Todo fue tan ameno que Rusia incluso se comprometió a bajarle a los tiros en Kiev y otras ciudades del norte del país (énfasis en la palabra «bajarle», porque los mismos rusos insistieron en que no era un alto al fuego), aunque el gobierno gringo dice que eso hay que verlo para creerlo.

Acercando posturas

Los rusos aceptaron quitarle el pie al acelerador porque Ucrania comenzó a ceder en algunas cosas: ahora están dispuestos a renunciar a buscar unirse a la OTAN (alias EE. UU. and friends) y a convertirse en un país neutral. Eso significa que los ucranianos no se meterían en ningún pleito entre países, y renunciarían a tener armas nucleares o bases militares de otros países dentro de su territorio.

Pero no se quieren clavar el cuchillo de gratis, así que Rusia tendría que firmar un acuerdo prometiendo dejar a los ucranianos tranquilos; otros 11 países de occidente también firmarían como «garantes» de que Rusia cumplirá, y en caso contrario estarían obligados a defender a Ucrania.

Todavía hay un tranque

Y es que ninguno de los dos países están en soltar la región este del país, que es la que está dividida entre ucranianos y prorrusos. Las principales ciudades o regiones que se disputan son Donetsk y Lugansk, que están controladas por prorrusos y antes de la invasión fueron reconocidas por Putin como «estados independientes», pero siguen estando en territorio ucraniano; Crimea, que está bajo total control ruso desde el titingó del 2014, y los ucranianos prometen darse 15 años para negociar su estatus; y Mariúpol, que es una ciudad clave para los rusos (al sureste del país, importante para conectar Rusia y Crimea) y en la que más tiros ha habido durante el mes y pico de invasión.


Nos va a picar cerca

El bobo mundial que viene con la economía. A pesar de que ya se están comenzando a entender los dos bandos, lo que viene por la guerra no nos lo despinta nadie. Para poder prepararnos para lo que nos espera, la Cámara de Diputados armó un panel donde varios economistas dijeron claro y pelao’ qué nos trae este conflicto:

  • El panelista Guarocuya Feliz dijo que Rusia, Bielorrusia y Ucrania representan el 17% del consumo global de gas natural, el 33% del consumo de trigo, el 70% del girasol y el 20% de la materia prima para fabricar el abono, así que los precios de estos productos se seguirán disparando.
  • César Augusto Sención tampoco trajo buenas noticias: dijo que, con la guerra, vino el aumento de precio y de la importación del petróleo y sus derivados. Eso se traduce en que seguiremos sudando frío los viernes por el aumento de precio de la gasolina, la energía, y los costos de producción de las industrias. Y con eso, viene más inflación.
  • El sector turístico también sufrirá, ya que el 15% de los que vienen a turistear son europeos, y de ese 15%, casi un tercio son rusos y ucranianos.
  • Pavel Isa explicó que los precios de los fertilizantes, las varillas y las grasas comestibles también subirán, pero al menos será a niveles manejables.

 


Imagen del día

Visto en: Gizmodo

Lo que ves es un patio lleno de bicicletas captado por una imagen satelital de Google Earth.

Es el patio de un hombre de 54 años a quien la policí