Agosto 6, 2022


Maletas perdidas, vuelos cancelados o retrasados, filas de 5 horas para pasar por migraciones… Si has cogido un avión en los últimos meses, es muy probable que te haya tocado pasar por una de esas amargas experiencias en el aeropuerto. 

Viajar siempre es estresante, pero últimamente es toda una odisea. Y no es cuestión de una aerolínea en específico, sino que toda la industria de la aviación comercial está sumida en un caos que no se había visto nunca. ¿Qué es lo que está pasando? Te lo brifeamos.


Turbulencia extrema

Arrancamos por el culpable de casi todos los males de los últimos dos años: el covid. El 2020 fue el peor año que se recuerde para la aviación, porque con todos los países cerrados y las restricciones de entrada y salida de pasajeros, el tráfico cayó un 60% en comparación con el año anterior. Al menos 55 aerolíneas quebraron, y otras sobrevivieron gracias a las ayudas de los gobiernos. 

El sector de la aviación perdió miles de millones de dólares de manera directa. De manera indirecta es imposible calcular el daño, porque muchos negocios dependen de la aviación, como los servicios de comidas para los vuelos, las tiendas de Duty Free, los taxis y por ahí María se va.

&