Octubre 27, 2022


¡Buenos días!
Hoy es jueves 27 de octubre

El mundo celebra con gran alegría el Día Internacional del Corrector de Textos, un homenaje para aquellos que tienen la importante labor de revisar detenidamente los textos y asegurarse de que todo esté correctamente escrito. Así que un aplauso para nuestro editor en jefe que siempre se asegura que no saiga nada mai decío en ete Brifin.




Justamente 

El presidente anunció que quiere crear un nuevo ministerio que se llamará Ministerio de Justicia. Con esto, el gobierno quiere quitarle trabajo puramente administrativo al Ministerio Público y que se enfoque solamente en lo que debería: dirigiendo la investigación penal y ejerciendo la acción pública en representación del pueblo.

Esto quiere decir que el nuevo ministerio se encargaría del Sistema Penitenciario Nacional, del INACIF (Instituto Nacional de Ciencias Forenses) y claro, de la Procuraduría General Administrativa. Para Abinader, estos asuntos administrativos son una carga innecesaria que desenfoca al Ministerio Público.

El proyecto se someterá al Congreso el 27 de febrero del año que viene. Ya el presidente mandó al consultor jurídico a comenzar un intercambio y consultas con grupos profesionales y asociaciones que sepan de la práctica jurídica —como Finjus, por ejemplo— para que organicen todo y se pueda presentar un proyecto nítido.

 

Date un gustico con la familia. Ordena en nuestra Web el Wow Bucket, para recoger en restaurante o delivery.


A tiro de hit

El Senado aprobó en segunda lectura la propuesta de Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, Uso del Suelo y Asentamientos Humanos. Ahora va para la Cámara de Diputados, donde deberán discutir los cambios que hicieron y si los diputados finalmente la aprueban, solo faltaría la firma del presidente.

¿Por qué tanta bulla?

Porque esa ley tiene más de 20 años dando vueltas en el Congreso. La Ley de Medio Ambiente (64-00) daba un plazo de 3 años para un Plan Nacional de Ordenamiento Territorial y ese plazo pasó sin pena ni gloria; luego, la Constitución del 2010 contempló el mismo plan y nada; y después, la Estrategia Nacional de Desarrollo del 2012 también tenía como objetivo un desarrollo territorial ordenado e inclusivo y nos quedamos esperando como la loca del Muelle de San Blás.

¿Y por qué es tan importante?

Porque ahora mismo el país lo que tiene es un grupo de leyes sueltas que más o menos definen cómo se debe organizar y usar el territorio nacional, pero no contemplan castigos para los funcionarios o ayuntamientos que son muy blanditos o no cumplen, o a la gente que ocupa terrenos a terror.

La ley busca que el gobierno y las autoridades locales trabajen bajo un solo sistema que ponga todo claro, poniendo orden y coherencia al uso de todo el territorio nacional, empezando por donde hay gente instalada (ciudades, pueblos, paradas, aldeas, etc). Siempre tomando en cuenta, por supuesto, las realidades sociales y económicas, las condiciones naturales, el cambio climático y, sobre todo, el beneficio del colectivo.

Vamos con los ejemplos

Para entender mejor, pongamos algunos escenarios donde la ley haría su función: cuando se usan terrenos fértiles para construir cosas que nada tienen que ver con agricultura, como una urbanización; cuando se construye una urbanización en un lugar que no tiene los servicios públicos instalados (y el clásico arte de picar la calle para meter una tubería justo después de asfaltar la calle); que se construya una planta de químicos o materiales peligrosos en medio de una zona residencial, y por ahí sigue la cosa.

Se cae de la mata

Todo el mundo está de acuerdo en que la ley es necesaria desde hace mucho tiempo, pero los detalles son muchos y complejos. Puede haber otras razones, pero por algo tiene tanto tiempo dando vueltas en el Congreso.

Y siguiendo con los ejemplos, vamos con uno de un argumento en contra de la aprobación de la ley como está ahora: la necesidad de áreas verdes. La ley exige cierta cantidad de área verde por urbanización o incluso hasta por solar, por lo que el precio de una vivienda podría subir porque sería menos el espacio de terreno aprovechable para construir.


Activismo atacando el arte

En estos días se han hecho virales varios videos de gente que les tira cosas a cuadros famosos en diferentes museos del mundo. Entre los últimos ensuciaron un cuadro de «Los Girasoles de Van Gogh» y el «Les Meules» de Monet —lo bueno es que ambos cuadros tienen un cristal protector, así que la obra no se dañó— y al final también llevó una ensuciada de bizcocho una escultura de tamaño real del rey Carlos III. Los responsables son unos activistas de un coro que se llama «Just Stop Oil» que dicen que quieren concientizar al mundo sobre «la importancia de cuidar al planeta».

Pero,