Octubre 4, 2022


¡Buenos días!
Hoy es martes 4 de octubre


«La sabiduría nos llega cuando ya no sirve para nada».

Gabriel García Marquez
(El amor en los tiempos del cólera)




No es mal de amores

Aunque para Florentino Ariza los síntomas del mal de amores parecían los mismos del cólera, lamentablemente este no es el caso de Haití. Dicen que al dedo malo to’ se le pega, y como si ya nuestros vecinos no tuvieran suficiente con que lidiar, ahora las autoridades de salud reportaron el domingo 2 casos confirmados de cólera en Puerto Príncipe, y varias sospechas y algunas muertes en otros rincones del país. 

Como el cólera no es poca cosa, de una vez se prendieron las alarmas y la Organización Panamericana de Salud tiró una alerta epidemiológica: le dijo a sus Estados Miembros —donde estamos incluidos— que tomen acciones si ven sospechas de casos similares, y que procuren la limpieza y buena calidad del agua, pues el cólera se transmite por consumir líquidos o comidas contaminadas con cacá.   

Como las mulas de Lorenzo Daza

Así de ilegales son las actividades de la banda haitiana G9 que tiene frenada la salida de combustibles en el puerto de Puerto Príncipe desde septiembre. Por eso, aunque la ONU haya respondido a la alerta sobre el nuevo brote de cólera y hasta se puso a la orden para mandar equipos de emergencia, sin combustible la ayuda internacional no puede avanzar. 

Ahora Haití se está tirando un pleito político, uno de seguridad, y también otro pleito de salud, que solo se resuelve si resuelven los anteriores. 

Este no es un cuento de ahora

Haití ya tuvo un gran brote de cólera en el 2010, poco después del terremoto. Esa vez la enfermedad le dio a 520,000 personas (mal contadas), y de esas al menos 7,000 murieron; la enfermedad no se pudo controlar en Haití hasta el 2019, cuando desapareció por completo. O eso creíamos nosotros. 

Y si quieres saber si el cólera anda de cerca

Los síntomas principales son: diarrea, pero con esteroides porque no se para con nada y el paciente no se para del inodoro; y eso puede provocar una pérdida importante de líquidos (por eso es que mucha gente muere); náuseas y vómitos; y una deshidratación flash que puede aparecer tan rápido como a las pocas horas de aparecer los otros síntomas. 

Lo bueno es que si la persona se mantiene hidratándose todo el tiempo, se recupera de la enfermedad tranquilo sentado en su baño. Y también existe una vacuna contra el cólera, que fue de mucha ayuda cuando el brote del 2010.

 

 

Por estar de Unctad

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) mandó ayer a Europa y Estados Unidos a dejar de subir las tasas de política monetaria, porque van a llevar al mundo a una olla peor que la de las crisis del 2008 y la del covid. 

Y ahora, un repaso

Tranquilo que no necesitamos llamar a Mantequilla para que te explique esto. La tasa de política monetaria la sube el Banco Central de cada país o Estado para que se ponga más caro ir a buscar dinero al banco, y así sacar efectivo de la calle y bajar la demanda. A menor demanda, menores precios, o al menos intentan controlar los aumentos de precios, que es lo que han estado haciendo alrededor del mundo, especialmente EE. UU. y Europa.

Pero se les está yendo la mano, porque en el relajito de frenar la inflación ya han subido las tasas 5 veces este año (en el caso de EE. UU.) y ya van por 3%. Aquí empezamos el 2022 con 3.5% y ya vamos por 8%, y así los demás. 

El gran problema está en que sacar dinero de la calle controla los precios, pero también frena la economía. Y dijo la Unctad que si siguen dándole pa’rriba a las tasas –sobre todo los países más ricos– una recesión global es inminente, y pronto. 

UnctadMe «Bengay»

Que ese golpe viene. La Unctad dijo que entre los países «en vías de desarrollo» (que es la forma amable de decirnos ‘países pobres’), los de América Latina son los que más sufrirán. El gobierno de aquí lo sabe, y por eso puso en el presupuesto del año que viene unos 90,000 millones de pesos para mantener los subsidios a los combustibles y la tarifa eléctrica. O sea, no esperes que la gasolina ni la luz bajen en el 2023.

Si te sirve de consuelo, por lo menos no estaremos entre los que les irá peor. Dicen las proyecciones de la Unctad que América Latina solo crecerá un 2.6% este año, y un tristísimo 1.1% el año que viene. Las nuestras dicen que creceremos un