Diciembre 16, 2022


¡Buenos días!
Hoy es viernes 16 de diciembre

«Hay una falsa modestia que es vanidad, una falsa grandeza que es pequeñez, una falsa virtud que es hipocresía y una falsa sabiduría que es prudencia».

– Jean De La Bruyère



No hay cama pa’ tanta gente

Pablo Ulloa, el único servidor público cuyo puesto tiene nombre como de superhéroe pobre (el Defensor del Pueblo), anunció que ya le está dando los toques finales a un estudio en donde se da cuenta que las cárceles dominicanas están rebosadas en un 170%. O sea, hay 170 presos por cada espacio donde debería haber 100.

Entre los casos más extremos están Baní-Hombres, la cárcel pública de Azua y La (vieja) Victoria, que tienen entre 2 y 3 veces la cantidad de gente para la que fueron construidas. Y aunque las cárceles del modelo tradicional son más propensas al hacinamiento de los reclusos no es que las del nuevo modelo le lleven mucha gabela.

Si es para sacarlo…

Además, Pablo dice que las cárceles están timbí de enfermos, y tener un viaje de gente apiñada empeora que se rieguen enfermedades tan graves como la tuberculosis. Otras condiciones de salud, como enfermedades mentales, VIH y gente con enfermedades terminales hizo que en cárceles como en La (vieja) Victoria crearán un «pabellón de enfermos».

Por eso, pidió que se trabaje en una Ley de Indultos, que básicamente le daría el poder a un alto funcionario del gobierno (usualmente el presidente), o un comité u otro poder del Estado, de «perdonar» lo que le quede de condena a cualquier preso. Ejemplos recientes de la aplicación de esa ley en EE. UU. son: cuando Biden indultó a un grupo de presos por posesión simple de yerba; y a Donald Trump la prensa le dio durísimo cuando indultó a uno de sus más cercanos asesores justo antes de abandonar la Casa Blanca.

Pablo entiende que analizando bien cada caso y encontrando los que ya no serán una amenaza en la calle, se pueden descongestionar las cárceles.

… ¿mejor que no lo entre?

Hay varias formas de bajar la sobrepoblación de las cárceles: construyendo más, pero eso toma tiempo y cuesta mucho dinero; otra es sacando gente, como quiere Pablo; pero hay una tercera, que es dejar de meter a tanta gente presa.

Y no necesariamente es que tengamos demasiados delincuentes (aunque sí, son muchos), pero la balsa de gente que está en prisión preventiva coge la mayor parte del espacio. Esta es la medida de coerción más fuerte, que debería usarse solo cuando hay peligro de que un acusado salga juyendo en lo que llega el juicio, o que intente estorbar las investigaciones. En febrero de este año, el Diario Libre publicó que casi el 60% de los más de 27 000 presos del país estaban en prisión preventiva.

Eso se debe principalmente a dos razones: una es que la prisión preventiva es la medida de coerción favorita de los jueces dominicanos, porque es popular y porque hay una presión social (esto también se debe a que la gente entiende que si los acusados no están dentro de la cárcel fue que los dejaron libres). Según una publicación del mismo DL, en septiembre de este año, el 38% de las veces mandan al acusado para la cárcel. Lo otro es que la justicia no va al mismo ritmo que las acusaciones; por poner un ejemplo, a un preso le pueden haber cantado 3 meses de prisión preventiva, pero lleva ahí 5 años porque no le han puesto la mano a su expediente o por cualquier otra razón.

 


La bolsa con valor

Una Comisión de la Superintendencia de Pensiones aprobó permitir que las AFP puedan invertir sus fondos en la bolsa de valores. Puede ser comprando o vendiendo acciones de César Iglesias S.A., que hasta ahora es la única empresa que tiene acciones disponibles para el público en general, o en un fondo del Reservas.

Ahora con cucharita

Todo el mundo sabe que al que trabajan lo obligan a acumular un 10% de su salario cada mes (la empresa pone un 7% y el empleado 3%) en la AFP que más le guste, para que cuando se retire —sea por edad (mínimo 60 años de edad y 30 cotizando), por salud o por discapacidad— se les vaya devolviendo para que tengan cómo mantenerse hasta que llegue la hora.

Sin abundar mucho, porque un solo Brifin no nos alcanza: no es como que las AFP te guardan el dinero y te lo devuelven igualito dentro de x cantidad de años. Tienen que multiplicarlo lo más que puedan porque con los años viene la inflación y el valor del dinero se reduce. Pero puede que hayas visto más de una vez a alguien diciendo que las pensiones en nuestro país son demasiado bajitas.

Hay varias razones, como los bajos salarios y la cantidad de trabajadores que se la pasan entre el sector privado e informal, pero una de ellas es que las inversiones que se han estado haciendo no dan retornos altos. Hasta ahora, lo han hecho en bonos y otros instrumentos del Estado, que son de bajo riesgo y de baja rentabilidad. Eso puede cambiar con la bolsa de valores, que usualmente ofrece retornos más altos. Hasta ahora es solo César Iglesias, pero poco a poco serán más las empresas.

 


Imagen del día

Visto en: Timesnownews.com / BBC

Este acuario, de 1500 peces y 264,000 galones de a